Repostando valores

Vector by denisdubrovin
Vector by denisdubrovin

¿Cuáles son las ventajas de conocer y alinearnos a nuestros valores personales?


  • Qué sí, que el mes de septiembre mola mucho y todo lo que tú quieras, pero qué quieres que te diga, yo voy corto de gasolina
  • Eso tiene solución, puedes repostar valores…
  • ¿De qué me estás hablando, Emmanuel?

**********

Muy fácil, hablo de valores.

De lo que Simon Dolan, Profesor del Departamento de Dirección de Personas y Organización en ESADE y Director de FWC – Future of Work Chair, describe como “predisposiciones de nuestra conducta asociadas a creencias y a normas, que si somos capaces de organizar con una lógica coherente para nosotros y los alineamos con nuestros objetivos (personales, familiares y/o profesionales) pueden acercarnos a ese estado utópico conocido como el bienestar óptimo.” (En Coaching por Valores I, Hablemos de liderazgo)

Dicho de otra forma. Los valores son palabras abstractas que dotamos de contenido, y que cada persona define conceptualmente según sus creencias y experiencia personal.

¿Qué hace que conocer nuestros valores sea importante?

  • La relación que mantenemos con nuestros valores nos genera emociones. En muchas ocasiones cuando no estamos alineados con los valores que decimos que tenemos podemos sentirnos frustrados/as aunque desconocemos la causa.
  • Los valores que poseemos determinan nuestras expectativas, tanto es así que puede que cuando no los cuidamos nos quedamos sin combustible y no somos capaces de arrancar los motores para ponernos en marcha hacia los objetivos que queremos alcanzar.

Valores enunciados vs. valores vividos

En este punto es necesario distinguir entre valores enunciados y valores vividos. Éstos últimos son los que ponemos en valor con nuestra conducta. Es decir, son aquellos que practicamos coherentemente. Esto es, pensamos que los tenemos, decimos que los tenemos y nuestra conducta los ratifica. Los valores enunciados son aquellos que decimos que tenemos, sin embargo, no llevamos a la práctica. No existe la coherencia y por tanto estamos desalineados con ellos.

Los valores son palabras abstractas que dotamos de contenido, y que cada persona define conceptualmente según sus creencias y experiencia personal.

Cuando cuidamos nuestros valores y nos alineamos a ellos se transforman en energía, conforman nuestra personalidad y determinan nuestras relaciones con las demás personas y con los proyectos que desarrollamos.

EN DEFINITIVA, ¿PARA QUÉ SIRVEN LOS VALORES?

  • Por un lado para guiarnos y orientarnos como una brújula que nos indica en cada momento dónde nos encontramos y dónde queremos estar.
  • Por otro, para hacer o dejar de hacer las cosas, desde una congruencia personal, en la que no nos cuesta decir que no o que sí, ya que esa respuesta viene dada desde lo profundo de nosotros: nuestros valores.
  • Y por último, nos sirven para motivarnos, ya que si los tenemos claros, nos ayudan a movernos en nuestra vida con convicción y compromiso.

Y ahora que has llegado hasta aquí ¿Cómo vas tú de gasolina? ¿Necesitas repostar valores? 😉


Si te ha gustado este post y estás interesado/a en comprobar la magia de clarificar tus valores y llevarte una información muy valiosa del momento vital en el que estás, solo tienes que contactar conmigo y te apoyaré para que los explores, los descubras, los priorices y decidas después cómo los quieres vivir.

¡Descúbrelo por ti mism@!

Pon un rumbo a la vida.
Toma una decisión desde lo importante.
Consigue un objetivo de manera coherente.
Relaciónate desde los valores.
Vive desde los valores.

Te puede interesar también:

Deja un comentario